Seguro que cada uno de vosotros tiene el mismo miedo que yo, os preguntareis seguramente a que le tengo miedo, pues la verdad que a varias cosas y una de ellas de la que quiero hablar porque me parece algo común, el miedo es a que me metan un billete falso. La verdad que creo que es algo que nos incumbe a todos que no es cosa de unos pocos, a cualquiera en un momento dado en el supermercado, en una tienda de ropa, o hasta en la parada del metro nos pude suceder que nos den un billete que no sirve más que para quemarlo. Por supuesto todos sabemos que no viene de ahora, que esta moda en la que hay quien lo sabe y hay quien no viene de mucho tiempo atrás, con la peseta ya hubo muchos timos y pensando que con el euro sería diferente la gente se confió de tal forma que nunca pensó que nos podríamos encontrar con billetes que nos amargaran perfectamente un agradable día, ya que ante todo debemos saber que a quien le toque ha perdido definitivamente todo su valor, por eso es importante saber lo que podemos hacer y lo que no ante esta situación, encuentralo aquí y empieza a diferenciarlos fácilmente.

Son varios los modos que podemos encontrar para que no nos metan gato por liebre, son varios los resultados que podemos encontrar para poder salir tranquilos a comprar, sobre todo cuando se trata de la gran ciudad cuando venimos de un pueblo pequeño en el que este tipo de timo no se suele ver. La verdad que de un tiempo a esta parte se han sacado varias maquinas billetes falsos en pro de solucionar este problema, hay quienes los diferencian a simple vista, otros con el tacto y otros que necesitan de la ayuda de están maquinitas para poder reconocerlos. Este tipo de detectores son mucho más comunes en las tiendas y supermercados, es donde más se puede llegar a dar el caso de estafa donde se cuelan billetes más grandes y donde alguien puede llevarse una gran sorpresa. Aunque debo decir que también los podemos encontrar para el bolso o bolsillo, para que cualquier persona pueda salir con la tranquilidad que merece, sabiendo que lleva su dinero a salvo y que ningún maleante va a poder engañarlo por mucho que se empeñe en hacerlo.